Menú

Frente al coronavirus fiscal: Laura Río ⚜

 

Una vez elegido el Gobierno, comienza la fiesta fiscal de cara a la obtención de recursos que financien la política expansiva de gasto que han diseñado nuestros gobernantes socialcomunistasbolivarianos.

 

Lo siguiente quizá no os diga nada: 2019-nCoV

 

Pero esto sí: según el informe técnico del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio de Sanidad recogido en su web creada ad hoc (ver web completa), el  31 de diciembre de 2019, la Comisión Municipal de Salud y Sanidad de Wuhan (provincia de Hubei, China) informó sobre un grupo de 27 casos de neumonía de etiología desconocida, con una exposición común a un mercado mayorista de marisco, pescado y animales vivos en la ciudad de Wuhan, incluyendo siete casos graves. El inicio de los síntomas del primer caso fue el 8 de diciembre de 2019. El 7 de enero de 2020, las autoridades chinas identificaron como agente causante del brote un nuevo tipo de virus de la familia Coronaviridae (que ha sido denominado como nuevo coronavirus, 2019- nCoV, cuya secuencia genética fue compartida por las autoridades chinas el 12 de enero. Y así hasta lo que todos sabemos hoy día. Veremos cómo evoluciona la cosa.

 

Pues en España se ha desatado el 2019-nCoV fiscal, generado por un agente de origen conocido, que ha causado un nuevo brote del Coronavirus fiscal (Tax Coronaviridiae). Se trata de una batería de medidas fiscales tendentes a aumentar la recaudación fiscal para trasvasar los recursos de las empresas y profesionales a los caladeros de votantes y palmeros de nuestro presi y vicepresi, cueste lo que cueste, recordándome a un proceso de virus letal que termina aniquilando la vida, en este caso, la riqueza de un país. Buen momento han escogido para hacer experimentos, cuando la economía avanza inexorablemente hacia una desaceleración de futuro incierto.

 

Como no podía ser de otra forma, en PQS no nos hemos quedado de brazos cruzados sino que hemos buscado entre los mejores fiscalistas para encontrar una vacuna a tan letal virus: Laura Río.

 

Laura Río (lrio@pqsconsulting.com // 655469985) se acaba de incorporar a PQS como directora del Área de Impuestos, para reforzar nuestra posición fiscal totalmente beligerante y proactiva respecto de lo que se nos viene encima. Como el 2019-nCoV, sabemos cómo ha empezado (en el Consejo de Ministros del martes pasado) pero no cómo termina. Pues nada mejor que vacunarse con los mejores.

 

Laura, galleguiña de pro o de Chantada (Lugo), lo que viene a ser lo mismo, procede de Caamaño Concheiro & Seoane Abogados, el mayor despacho de abogados de Galicia, tras haberse curtido algunos años en las Big Four. Cosas del destino, se inició profesionalmente en Martinsa Fadesa bajo la tutela de un joven director fiscal que ahora escribe estas líneas en un claro déjà vu.

 

Lo dicho, nos sentimos plenamente preparados para toda la batería de bacterias, virus y asimilados fiscales a los que nos vamos a exponer próximamente y para los cuales no hay mascarilla que valga. Sólo un buen asesoramiento.

 

En nombre de todo PQS y amigos de PQS, Laura, te damos la bienvenida. Una vacuna a tiempo, evita muchas complicaciones fiscales.

 

Inserta un comentario

Imprimir

Sí, existe Santa Claus (aunque yo no lo crea el 30D)

 

El rugido de Muckraker

   

 

En mi familia siempre hemos sido reticentes a este advenedizo personaje en la tradición íbera. De profundas raíces cristianas, en mi casa, que por motivos prácticos que te puedes imaginar se daban los regalos el día de Navidad, los mismos eran obra y gracia del Niño Jesús. Así, toda la Navidad giraba en torno a lo realmente importante en estas fechas, que era la celebración del nacimiento de Jesucristo en un pesebre de Belén.

 

IMAGE-every-knee

 

 

Sin embargo, todas y cada una de las Navidades desde hace ya mucho tiempo leo un texto que hoy día me sigue emocionando. Se trata de la pieza periodística más reproducida de la Historia. Allá por el año 1897, el padre de una niña llamada Virginia, de 8 años, ante las incipientes dudas de su pequeña sobre la existencia de Santa Claus y las habladurías de alguno de sus amigos, le anima a preguntárselo al diario neoyorkino The Sun, porque si lo dice The Sun, entonces es que existe.

 

La pequeña Virginia es contestada en un editorial publicado el 21 de septiembre de 1897 (ver texto original), que comenzaba así:

 

 

Virginia, tus pequeños amigos se equivocan. Les afecta el escepticismo que reina en unos tiempos escépticos. Ellos tan sólo creen en aquello que ven. Piensan que nada puede ser ni existir que no sea comprensible para sus minúsculas mentes. (...)

 

Sí, Virginia, Santa Claus existe. Existe de igual forma que el amor, la generosidad o el esfuerzo que, como tú bien sabes, abundan por doquier y llenan tu vida de felicidad y belleza. ¡Ay de nosotros!, ¡qué triste sería el mundo si no existiera Santa Claus! Sería tan triste como si no existieran otras Virginias como tú. Tampoco existiría la inocente fe de un niño, ni la poesía, ni el romanticismo, que tan tolerable hacen nuestro devenir.(...)

 

 

Pero esa magia de Navidad se ha esfumado esta tarde del 30 de diciembre cuando he podido leer que el presidente en funciones Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han firmado su Programa de Gobierno de Coalición para la próxima legislatura, en el que se incluyen diversas medidas que afectan a casi todos los ámbitos.

 

En tanto en cuanto afectan al bolsillo de los españoles, estas son las principales medidas fiscales que se van a adoptar en cuanto el gobierno de coalición empiece a rodar:

 

  1. Lucha contra el fraude fiscal: se aprobará una Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude fiscal, reforzando los recursos  y haciendo especial hincapié en las listas de morosos de la AEAT (que será ampliada), la reducción del límite a los pagos en efectivo (se estima que será mil EUR), la lucha contra el software de doble uso, mayor control a los grandes Patrimonios (sí, a por los ricos) y nuevos controles a las SICAV.
  2. Impuesto sobre Sociedades: se establece una tributación mínima del 15% para las grandes empresas, se aplica un gravamen del 5% a los dividendos/plusvalías que antes estaban exentos y, ojo al dato, reducción del tipo impositivo del 25% al 23% para las PYMES (< 1 millón euros)
  3. IRPF: se incrementan dos puntos los tipos impositivos para contribuyentes con rentas superiores a 130 k EUR y cuatro puntos (sí, 4) para la parte que exceda de 300 k EUR. El tipo sobre "rendimientos de capital" sube cuatro puntos para rendimientos superiores a 140 k EUR.
  4. IVA: se reducirán los tipos de los servicios veterinarios y los productos de higiene femenina (y por qué no antes?).
  5. Aviso a navegantes (de barcos de lujo): se revisará la fiscalidad de las grandes fortunas (y se quedan tan anchos).
  6. Impuesto sobre determinados servicios digitales: a pesar de Trump y los avances en el seno de la OCDE, se quiere sacar adelante la tasa Google.
  7. Lo mismo con la tasa Tobin (para transacciones financieras).
  8. Fin al régimen fiscal que impulsó la vivienda de arrendamiento en España, invirtiendo la relación alquiler/propiedad: las SOCIMIS pasan a tributar al 15%.
  9. Se quiere que España sea líder global de la lucha contra la evasión y elusión fiscal internacional (Sí se puede, sí se puede! Y de esta Galaxia y de las de los alrededores, incluyendo la lejana Coruscant, con el permiso del Consejo Jedi).

 

A todo esto hay que añadir, como aspectos no fiscales pero muy reseñables, la intervención en el mercado de alquiler así como la derogación de la reforma laboral de 2012. Glups.

 

 

Terminaba el editorial de Francis Pharcellus Church (que desgraciadamente no llegó a tener hijos biológicos aunque muchos hoy tenemos una parte de su paternidad navideña):

 

 

Si haces pedazos el sonajero de un niño puedes llegar a ver lo que hace ruido dentro, pero hay un velo que oculta el mundo invisible, que ni los hombres más fuertes, o ni siquiera la fuerza conjunta de todos los hombres más fuertes que jamás hayan vivido, puede levantar. Tan sólo la fe, la fantasía, la poesía, el amor, el romanticismo, pueden correr esa cortina y descubrir la gloria y la belleza sobrenatural que oculta tras de sí. ¿Es todo ello real? ¡Ah, Virginia!, no hay nada en este mundo más real y permanente.

 

¿Que no existe Santa Claus?

 

¡Por Dios! Existe y existirá siempre.

 

Te aseguro Virginia que dentro de mil años, o mejor, dentro de diez veces diez mil años seguirá alegrando el corazón de la infancia.

 

 

Sí, Virginia, tan cierto como existe Santa Claus es que va a formarse un gobierno de coalición entre una amalgama de intereses contrapuestos que, movidos por sus renos monclovitas, nos traen como regalo de Navidad unas medidas que me hacen recorrer un escalofrío por mi cuerpo. Ojalá me equivoque.

 

Sí, Virginia, me encomiendo firmemente a ti para que sea la fe, la fantasía, la poesía, el amor, el romanticismo los que puedan correr esa cortina (mal llamado acuerdo de progreso) y descubrir la belleza sobrenatural que oculta tras de sí (¿de verdad?). 

 

Que tengas un fantástico año 2020! 

 

 

Muckraker.-

 

Inserta un comentario

Imprimir

De lo extraordinario a lo ordinario

 

El rugido de Muckraker

 

 

Tres historias muy ilustrativas: 1ª historia: Octubre 2019: empresa líder en el sector inmobiliario en España está inmersa en un proceso de selección para su departamento jurídico. Una de las candidatas, la noche anterior al día de la entrevista final se entera de que está embarazada. Su ilusión por el cambio a un trabajo mejor en una empresa mejor se viene abajo cual castillo de naipes. Así, en la entrevista final, le hace saber a la empresa sobre su situación con la ilusión del hijo que espera pero con la desilusión del puesto para el que se autodescarta. La persona responsable de contratarla explicaba que "lo fácil hubiera sido descartar a esa candidata. Sin embargo, lo honesto era tratar su candidatura como si no estuviera embarazada. Si daba el perfil que buscaba antes de saber que estaba esperando un bebé, ¿por qué debía cambiar después? ¿Qué son unos meses en la vida profesional de una mujer?" Prejuicios y discriminación expulsados del plató. Dos semanas después, esa joven empezaba a trabajar en la empresa con la que soñaba. Y llevando en su vientre al hijo con el que soñaba despierta. Esta noticia se hizo viral en LinkedIn consiguiendo más de 1 millón de visualizaciones y más de 20 mil comentarios. Se dice pronto. Fascinante.

 

2ª. 20 de agosto de 2018: Skolstrejk för klimatet (huelga escolar por el clima) reza una pancarta escrita a mano por una adolescente sueca de solo 15 años llamada Greta Thunberg. Lo significativo es que esa chica se planta a diario desde ese día a las puertas del Parlamento con su pancarta. Su única demanda: instar a las autoridades suecas a actuar para reducir las emisiones de carbono con base a lo establecido en el Acuerdo de Paris. La foto de la joven activista sentada con su cartel da la vuelta al mundo. Mayo 2019: La prestigiosa revista TIME la elige para su portada y la nomina como líder de la próxima generación. Viernes 6 de diciembre de 2019: un año y cuatro meses después de saber de ella por primera vez, Greta llega a Madrid para acudir a la cumbre contra el cambio climático (COP25) como una auténtica estrella mundial, con una atención mediática sin precedentes y abriendo todos los telediarios y portadas de prensa de medio mundo. Fascinante.

 

 

Pero me preguntaréis: Muckraker, ¿que tiene ver todo esto con el mundo de los impuestos? Pues aquí viene la tercera historia: 24 de marzo de 1987. La Fiscalía de Madrid presenta en el Juzgado de Madrid una querella por delito fiscal contra la entonces afamada Lola Flores (la Faraona) y su marido, Antonio González. Motivo: no haber realizado las correspondientes declaraciones del IRPF entre los años 1982 y 1985, existiendo además una importante deuda tributaria. Lo extraordinario del caso, amén de la pintoresca petición de la Faraona de que si fuera necesario se plantaba en plena Puerta del Sol demandando a los viandantes una peseta o un duro, es que era la primera vez que en España un personaje muy mediático era procesado por delito fiscal, encargándose el Gobierno de turno y los medios de comunicación de una publicidad tal que muchos llegaron a afirmar que el Ministro de Hacienda Carlos Solchaga les había tomado como chivos expiatorios para que los españoles tomaran conciencia de sus deberes fiscales, utilizándoles como reclamo publicitario. Parecían querer transmitir a los ciudadanos el famoso lema publicitario de 1978 de "Hacienda somos todos", aireando al detalle un juicio en la Audiencia Provincial que finalmente quedó en nada pero que sirvió para que la ciudadanía se diera cuenta de que nadie era impune en lo que a contribuir al fisco se refería. Ni siquiera la mismísima Faraona.

 

Desde entonces y más en los últimos tiempos como consecuencia de los mayores medios con los que cuenta la Agencia Tributaria, se ha visto desfilar a un sin fin de personajes públicos, desde futbolistas con más balones de oro que dedos de una mano a políticos y cantantes, no salvándose ni un solo sector del ojo escrutador de la Hacienda española. El mensaje es muy claro: todos estamos obligados a contribuir mediante los impuestos para que el Estado del Bienestar siga funcionando tal y como está concebido. Todos sin excepción. Y en igualdad de condiciones. Sin trampas, sin privilegios. El ciudadano de a pie, al ver las condenas y las penas de telediario se lo piensa dos veces antes de dejar de pagar sus impuestos. No vaya a ser.

 

Y es que yo percibo claramente, desde hace un tiempo y en muy diversos ámbitos, como lo extraordinario ha pasado a ser ordinario. La conocida ya como cuarta revolución industrial, la nueva era de internet, las redes sociales y la transmisión de información en tiempo real ocurra en el lugar del mundo donde ocurra, ha llevado a conseguir hitos que antes parecían imposibles.

 

Dícese de la toma de conciencia colectiva en aras a realizar actuaciones concretas desde ya respecto del cambio climático para evitar llegar a un punto de no retorno, con la dificultad de que no seremos nosotros sino futuras generaciones las que sufrirán la inacción de ahora, como Greta ha simbolizado ante la adoración de medio mundo y la mofa del otro medio. Servidor, que deja el ruido para centrarse en lo importante, valora enormemente a esta chica adolescente en tanto en cuanto su mediática figura agita las conciencias del mundo entero. De lo extraordinario a lo ordinario.

 

Dícese de las empresas líderes y no tan líderes que ya han adoptado medidas para no discriminar a nadie por la causa que sea, contratando a una mujer embarazada porque es la persona que mejor les encaja, relativizando y buscando soluciones al tiempo que estará ausente por maternidad. Otra vez, de lo extraordinario a lo ordinario.

 

Los mecanismos que tenemos hoy día y que antes no existían son palancas de cambio para una transformación que ya ha empezado y que no viene de arriba abajo, como ocurría históricamente, sino de abajo arriba, de las personas corrientes como tú y como yo que en nuestro día a día realizamos acciones extraordinarias como algo ordinario. Y así cientos, miles, millones, cientos de millones. La tecnología lo facilita. Y hoy se puede transformar nuestro mundo como nunca antes hubiésemos imaginado y en un tiempo donde el ahora ya es ayer.

 

En esta línea, termino con una canción de Diego Torres que a mi me animaba bastante, Color de esperanza, que decía: 

 

"Es mejor perderse que nunca embarcar
Mejor tentarse a dejar de intentar
Aunque ya ves que no es tan fácil empezar

Sé que lo imposible se puede lograr
Que la tristeza algún día se irá
Y así­ será la vida cambia y cambiará

Sentirás que el alma vuela
Por cantar una vez más

Saber que se puede querer que se pueda
Quitarse los miedos sacarlos afuera
Pintarse la cara color esperanza
Tentar al futuro con el corazón"

 

...Saber que se puede, querer que se pueda. Lo fascinante de estas historias es que son una pequeña muestra de que las cosas han cambiado. Ya nada es igual. Lo que valía ayer hoy ya no vale. Hay un antes y un después. Que se lo digan a la candidata en cinta que espera a su bebé y que es contratada a sabiendas de ello. Me lo creo, no es una historia ficticia. La protagonista es mi mujer. Y el bebé que ella espera es un pequeño Muckraker. Así de simple, de lo extraordinario a lo ordinario.

 

     Muckraker.-

Inserta un comentario

Imprimir

El asombro

 

El rugido de Muckraker

 

 

Septiembre 2018. Mi hijo Fernando. 1 año y medio de edad. Primera vez que lo llevo al colegio (infantil de primer año). De camino al colegio nos cruzamos con un tren ligero que circula en superficie. Sus ojos se abren que parecen que se les salen de las órbitas, abre la boca y proclama sorprendido: alaaaá, papá, papá: un trren!!!

 

Julio 2019. Mi hijo Fernando, con dos años y medio casi, tras recogerlo el último día de cole, al ver circular un tren a poca distancia del coche donde viaja camino a casa, realiza su habitual ramillete de gestos de sorpresa y dice en voz alta: alaaaá, papá, papá: un trren!!!

 

Y es que todos y cada uno de los días de este curso escolar que acaba de terminar, Fernando se ha cruzado con dos o tres trenes para ir al cole y otros tantos a la vuelta. Y doy fe que con todos y cada uno de ellos ha mostrado su asombro y su sorpresa cuando sus grandes ojitos detectaban el traqueteo de un tren a la vista. Asombro. Sorpresa. Una y otra vez. Varias veces al día. Cientos de veces en un año. Increíble. Como si cada vez que lo viese fuera la primera vez. Maravilloso aprendizaje que me llevo al zurrón. Ese que no enseñan en las escuelas de negocios ni en las universidades de élite.

 

Y la verdad es que es una lástima que esa capacidad de asombro innata en los niños va diluyendo su presencia conforme crecemos y nos adentramos en el mundo de los adultos. No sé el punto exacto en el que lo perdemos del todo. Y ahí se pierde nuestra infancia. Y desde entonces, el asombro es algo que está tan escondido que solo lo podemos sacar con altas dosis de adrenalina, choques emocionales, deportes de riesgo, aventuras con o sin final feliz, sección sucesos de los telediarios y un maremágnum de algoritmos emocionales que hacen del asombro el gran perdedor de nuestro tiempo. Quizá él y la inocencia se fueron juntos por la misma puerta hacia ese lugar donde no llegan ni las redes ni los Likes. Capacidad de asombro: Requiescat in pacem (Catherine L´Ecuyer dixit).

 

Pues en la reciente historia de la Plusvalía Municipal, conocida técnicamente como Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), ocurre algo tan sumamente inverosímil que ha despertado mi capacidad de asombro tributario.

 

Por referirlo de forma muy simplificada, todo empezó (o terminó) mediante sentencia dictada el 11 de mayo de 2017 (STC 59/2017), por la que el Tribunal Constitucional de mi gran amigo Juan José González Rivas (otra muesca más que se llevará cuando termine su mandato) declaró la inconstitucionalidad y nulidad, entre otros, de los artículos 107.1 y 107.2.a) del texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales (TRLHL). Los preceptos afectados suministraban a los ayuntamientos las reglas de cálculo de la base imponible de la Plusvalía.

 

Dicha declaración de nulidad no tiene eficacia total, sino "únicamente en la medida [en que los citados artículos] someten a tributación situaciones de inexistencia de incremento de valor". A tal propósito, el Fundamento 5.c) de la sentencia afirma:"(...) una vez expulsados del ordenamiento jurídico [los artículos cuestionados] debe indicarse que la forma de determinar la existencia o no de un incremento susceptible de ser sometido a tributaciónes algo que solo corresponde al legislador(...) llevando a cabo las modificaciones o adaptaciones pertinentes en el régimen legal del impuesto".

 

Pues bien, ya han pasado más de dos años desde la referida sentencia que urgía al legislador a regular de forma urgente y perentoria un marco acorde con la nueva realidad legal que ofrezca una solución jurídica a tantas familias empobrecidas por esa suerte de injusticia fiscal en la venta con pérdida de un inmueble. Pues bien, dicha norma duerme el sueño de los justos. Mi querido Montoro me decía que estaba lista para salir pero que el Gobierno que le sucedió lo metió en un cajón para no criar un niño que no había concebido. De locos.

 

Este tema, por los numerosos clientes que tengo afectados, daría que hablar ríos de tinta, pero lo cierto es que a día de hoy se ha anulado la Plusvalía para los casos de ventas de inmuebles con pérdidas pero no se ha regulado ni el cómo, ni el cuándo ni el porqué (que diría la canción). En consecuencia, cada Ayuntamiento opera como mejor le viene en gana. ¿Y el sufrido contribuyente? Silencio, que sus Señorías están de vacaciones, vacatio legis en modo summer time. Asombroso.

 

No quería terminar sin hacerte mención a un video que vi en LinkedIn el pasado lunes de una gran psicóloga, Emma Trilles, a la que he descubierto recientemente pero que de lo poco que le he leído y visto, creo que estamos ante una persona que transmite una energía y unas ganas de VIVIR la vida que vale la pena seguirla entre tanto ruido gris. Es inteligente y sabe muy bien transmitir su mensaje. Y así fue como de forma casual, me llamó la atención su post: hoy no es un día más. Mensaje sencillo, contundente y directo al corazón. Aquí te lo dejo por si lo quieres ver (2:45 sg):https://youtu.be/XXVROhnvwOE

 

Mañana salimos por fin de vacaciones después de tres meses non stop. Y voy a recordar el mensaje de Emma Trilles: mañana no será un día más. Será un día menos. Y lo voy a llenar de pequeños momentos de asombro. Y así mañana, y pasado y al otro. Vamos a hacer de nuestra vida la historia más bella jamás contada. Verás que sí.

 

¡Feliz verano!

 

Muckraker.-

Inserta un comentario

Imprimir

Cuando el representante es el problema del representado

 

 

El rugido de Muckraker

 

 

El principal motivo por el que yo entré en política en las elecciones locales de 2011 era porque consideraba la política como una herramienta desde la cual ponía toda mi experiencia adquirida en años de trabajos knowledge-intensive y mis muchas ganas en aras a la búsqueda del bien común de una sociedad como era la de Boadilla del Monte en Madrid, donde vivía entonces, en cuyas listas fui y estuve a un paso de salir como concejal.

 

 

Con ello conseguía volver a mis raíces de adolescente y joven, cuando el voluntariado era mi salida natural favorita en el tiempo que no me robaban los estudios y el deporte, Calcuta (India) y Honduras como referencias transformadoras que recuerdo con cariño.

 

 

Posteriormente, motivos profesionales me hicieron abandonar el barco de la política estando muy agradecido a los que en su día confiaron en mi y con los que hoy todavía guardo una estupenda relación.

 

 

Traigo a colación aquí mi experiencia personal en política en una semana en la que hemos podido comprobar como el pactómetro surgido a la raíz de las últimas elecciones locales y autonómicas ha derivado en una guerra de egos, en las que dos partidos prefieren quedarse ciegos con tal de dejar tuerto al otro.

 

 

Murcia y Madrid como ejemplo, donde anclados en posturas extremas que llevan a tal absurdo como no querer salir en una foto junto al otro, como si la política tratara de poner cordones sanitarios (término muy de moda ahora), de llevar órdagos a sus extremos en lugar de hacer política pensando en el bien común, en el ciudadano que les votó como último beneficiado de sus actos. Yo de verdad no salgo de mi asombro y, como yo, la mayor parte de los ciudadanos, incluso los propios votantes de esos partidos que no entienden que alguien que se dedique a hacer política esté pensando más en su beneficio partidista o rédito electoral futuro que en los problemas de los ciudadanos de hoy y de ahora.

 

 

El ciudadano, que comete errores por ignorancia pero que tonto no es (aunque algunos se empeñen en hacérnoslo creer), se subleva y aumenta aún más su desapego a la clase política por episodios como estos. Como muestra de ello es el último barómetro del CIS de Tezanos, donde la política y los políticos son el segundo problema para los españoles solo por detrás del paro: lo cita como preocupación el 32,1%, cuatro puntos más que hace un mes. Este dato es además el más alto de la serie histórica. Mmmmm, no hace falta ser muy listo para saber hacia donde van los tiros. Yo si fuera político me preocuparía enormemente.

 

 

Mucho tienen que cambiar las cosas para que el representante deje de ser el problema del representado. ¡Manda collons! (con perdón), que diría un conocido mío. 

 

 

Y te preguntarás: ¿qué tiene que ver todo esto con el mundo de los impuestos?

 

 

Pues precisamente porque el Gobierno de España y sus ministros tienen conferida la representación de todos los españoles o, lo que es lo mismo, deben gobernar buscando el bien país, no el bien particular de unas clases concretas. Se gobierna por y para todos. Es decir, el presidente del Gobierno no solo representa a los votantes de su partido, como sería el caso de los diputados, sino que representa a todo un país, a todos los ciudadanos de España. E igual ocurre con los ministros.

 

 

Pues bien, la ministra de Hacienda, la Sra. Montero (no confundir la vocal intermedia con su antecesor en el cargo, mi amigo Montoro), lanzó esta semana en la Universidad Menéndez Pelayo una dura crítica al sistema impositivo actual y al sistema de redistribución de la riqueza, atreviéndose a criticar con dureza (lo llamó mantra) la afirmación de que el dinero donde mejor está es en el bolsillo del contribuyenteSus palabras fueron: "no la puedo compartir, ni descubro nada nuevo si digo que nunca se ha demostrado que una bajada de la contribución del ciudadano al sostenimiento de los servicios públicos se traduzca en un estímulo económico". Y estas palabras, aunque parezca mentira, salen de la boca de la Ministra de Hacienda en funciones y, viendo las encuestas del último barómetro del CIS, probablemente durante algún tiempo más. Glups.

 

 

De forma algo socarrona, yo hubiera puesto en su boca un añadido: "quiero decir, donde mejor está el dinero no es en el bolsillo del contribuyente...(pausa) sino en el bolsillo del político. Que luego ya, si eso, vemos qué hacemos; si lo metemos en Andorra, Suiza, Caimán o Panamá (ah, no, Panamá no, que sus profesionales son un coladero para los hackers - Panama Papers-) o directamente al colchón hasta que venga la UDEF a encontrarlo".

 

 

Nadie critica a la Ministra porque el actual sistema fiscal es manifiestamente mejorable y es por todos aceptado que la redistribución de la riqueza ayudando a los más desfavorecidos es el obligado camino a seguir en una sociedad civilizada. Lo que se la critica es por el cómo. No con más subidas de impuestos y no con más presión fiscal. Léase Andalucía pre-Bonilla. Sí con incentivos fiscales para estimular la economía y crear riqueza. Léase Madrid. Juzga tú mismo sobre la coherencia de la Ministra. Quizá le vendrían bien unas clases de economía de su colega Jordi Sevilla (las que se le olvidó darle a Zapatero) donde le haga saber, por ejemplo, el estudio publicado por el BCE en 2011 sobre 108 países en el período 1970-2008, que concluye taxativamente que "existe un significativo efecto negativo del tamaño del Estado en el crecimiento económico". Ya lo explicaba Santo Tomás de Aquino, ni más ni menos que hace 800 años, porque "cada uno es más solícito en gestionar aquello que con exclusividad le pertenece que lo que es común a todos, puesto que cada cual, huyendo del trabajo, deja a otros el cuidado de lo que conviene al bien común; segundo, porque se administran más ordenadamente las cosas humanas si a cada uno le incumbe el cuidado de sus propios intereses". De sentido común, ¿verdad?.

 

 

Yo propongo a los políticos que deberían mirar a los ojos a los ciudadanos, a los más afines y a los menos afines, y entender sus preocupaciones y sus problemas reales. Y escuchar, con toda la dignidad que puedan, cuando les digamos que nuestra preocupación, nuestro problema, son ellos. 

 

   

 Muckraker.-

Inserta un comentario

Imprimir

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information