Menú

Fin de una inmoralidad ignominiosa

 

El rugido de Muckraker

 

 

Año 1513. Maquiavelo. El fin justifica los medios.

Año 2017. Tribunal Constitucional. El fin NO justifica los medios.

El Pleno del Tribunal Constitucional (TC), por unanimidad, ha estimado el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso contra la disposición adicional primera del Real Decreto-ley 12/2012, de 30 de marzo, por el que se introducen diversas medidas tributarias y administrativas dirigidas a la reducción del déficit público, más conocida como amnistía fiscal (ver sentencia).

A grandes rasgos, se trataba que en un momento de tensión económica de nuestra madre patria, el Gobierno hacía la vista gorda y permitía regularizar las cantidades no declaradas al fisco previamente mediante un pago del 10 por 100 del importe de las rentas declaradas en sustitución de todas las obligaciones tributarias exigibles, es decir, sin aplicación de recargos ni sanciones penales o administrativas.

Mejor eso que nada, pensaron desde el Gobierno. Mejor nada que eso, pensamos muchos desde otro ángulo, con más perspectiva,  pensando que todo acto tiene su refrendo moral, pensando en las consecuencias, pensando en el ciudadano que cumple con sus obligaciones y desde un ángulo carente de influjo económico.

¿Consecuencias jurídicas de la sentencia? Ninguna. ¿Otras consecuencias? Todas.

Afirma el TC que la norma “ha afectado a la esencia misma del deber de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos” que enuncia el art. 31.1 CE al haber “alterado el modo de reparto de la carga tributaria que debe levantar la generalidad de los contribuyentes”. Y lo ha hecho en unos términos “prohibidos” por el art. 86.1 CE.

Frente a la postura del abogado del Estado, el TC sostiene que el hecho de que la medida cuestionada pudiera contar con una justificación que la legitimase (como es la “necesidad de ajustar el déficit público para cumplir con el principio de estabilidad presupuestaria consagrado en el art. 135 CE”), “sería un requisito necesario pero en ningún caso suficiente, desde el plano constitucional, cuando se introduce mediante el uso de un instrumento normativo a través del cual no se puede afectar al cumplimiento de un deber de los previstos en el Título I de la Constitución”. 

La sentencia advierte de que la adopción de medidas que, “en lugar de servir a la lucha contra el fraude fiscal, se aprovechan del mismo so pretexto de la obtención de unos ingresos que se consideran imprescindibles ante un escenario de grave crisis económica, supone la abdicación del Estado ante su obligación de hacer efectivo el deber de todos de concurrir al sostenimiento de los gastos públicos (art. 31.1 CE)”.

 Sí, sí, han leído bien: abdicación del Estado ante su obligación de hacer efectivo el deber de todos de concurrir al sostenimiento de los gastos públicos. Abdicación. Tres cruces que diría Mecano: Ésta, en la frente, la que más dolió.

De esta forma, se legitima “como una opción válida la conducta de quienes, de forma insolidaria, incumplieron su deber de tributar de acuerdo con su capacidad económica, colocándolos finalmente en una situación más favorable que la de aquellos que cumplieron voluntariamente y en plazo su obligación de contribuir”.

Ésta, la de miente en el noticiero.

En conclusión, “el objetivo de conseguir una recaudación que se considera imprescindible no puede ser, por sí solo, causa suficiente que legitime la quiebra del objetivo de justicia al que debe tender, en todo caso, el sistema tributario, en general, y las concretas medidas que lo integran, en particular”. Por ello, procede “Estimar el recurso de inconstitucionalidad núm. 3856-2012 y, en consecuencia, declarar inconstitucional y nula la disposición adicional primera del Real Decreto-ley 12/2012, de 30 de 22 marzo, por el que se introducen diversas medidas tributarias y administrativas dirigidas a la reducción del déficit público, con los efectos

Y ésta en el corazón, la que le mató.

Cruz de Navajas, pero esta vez, en vez de Mario Postigo, quien aparece tendido es la carrera política de Cristóbal Montoro. Mientras, María, es decir, su Partido, lo observa caer desde el portal.

Pensaba yo lo triste que es saber que el valor de la honra de un país se cuantifique en 2.500 millones de euros (lo que se recaudó por la amnistía). El honor es la conciencia externa, y la conciencia, el honor interno, decía Arthur Schopenhauer (1788-1860), filósofo alemán.

Algunos, ni honor ni conciencia, ni interna ni externa. Menos mal que nos queda el Constitucional (y van dos seguidas).

   

        Muckraker.-

Imprimir

Se nos rompió el amor

 

 

El rugido de Muckraker 

 

Hoy es uno de esos días reconfortantes en los que uno mira al horizonte reflexivo y concluye que la Justicia es JUSTICIA con mayúsculas.

 

Y ello tiene mucho que ver con la Sentencia que se ha hecho pública hoy (ver sentencia completa) en la que mi admirado Presidente del Tribunal Constitucional Juan José González Rivas y sus 9 magistrados firmantes (pues dos magistrados se abstuvieron por tener intereses indirectos en la causa) han declarado inconstitucional y nulos los artículos 107.1, 107.2 a) y 110.4 del texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, aunque precisando que únicamente en la medida que someten a tributación en el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (conocido por el ciudadano de pie como plusvalía municipalsituaciones de inexistencia de incremento de valor en las transmisiones de bienes inmuebles.

 

Se nos rompió el amor 
de tanto usarlo. De tanto loco abrazo 
sin medida. De darnos por completo a cada paso, 
se nos quedó en las manos un buen día.

 

“La transmisión de un terreno podría ser una condición necesaria en la configuración del tributo pero, en modo alguno, puede erigirse en una condición suficiente en un tributo cuyo objeto es el incremento de valor de un terreno”.

 

Se nos rompió el amor 
de tan grandioso. Jamás pudo existir 
tanta belleza.

 

“Lejos de someter a tributación una capacidad económica susceptible de gravamen, les estaría haciendo tributar por una riqueza inexistente, en abierta contradicción con el principio de capacidad económica del citado artículo 31.1 CE”

 

Las cosas tan hermosas duran poco 
jamás duró una flor dos primaveras. Me alimenté de ti
por mucho tiempo, 
nos devoramos vivos 
como fieras. 

 

Y esto es lo que le ha terminado pasando a la Administración Local con su amor a la recaudación voraz en las transmisiones de bienes inmuebles y su tributación por la plusvalía municipal.

 

Jamás pensamos nunca 
en el invierno, 
pero el invierno llega, 
aunque no quieras.

 

“En consecuencia, los preceptos cuestionados deben ser declarados inconstitucionales aunque solo en la medida en que no hayan previsto excluir del tributo las situaciones inexpresivas de capacidad económica por inexistencia de incrementos de valor”.


Y una mañana gris 
al abrazarnos, 
sentimos un crujido 
frío y seco, 
cerramos nuestros ojos 
y pensamos: 
Se nos rompió el amor 
de tanto usarlo.

 

Pues querida Administración Local, la mañana gris del invierno ha llegado en forma de Sentencia del Tribunal Constitucional y vas a sentir el crujido, frío y seco, al igual que los personajes de la conocida canción de Rocío Jurado.

 

Al igual que todos aquellos contribuyentes que hemos pagado un impuesto injusto, inconstitucional, que gravaba un incremento de valor aun en supuestos en los que se sufría una pérdida patrimonial importante.

 

Se nos rompió el amor. De tanto usarlo. Es lo que tiene no ser JUSTO. Ni constitucional.

 

Plusvalía municipal en transmisiones con pérdidas: Requiescat in Pace!!

 

 

    Muckraker.-

 

 

 

Imprimir

El zikatero

El rugido de Muckraker

Fue una mañana después de las vacaciones de Navidad en la que apenas nadie había oído hablar del virus Zika. Viendo un programa televisivo, el mismo fue interrumpido para realizar una conexión en directo a lo que era una especie de convocatoria por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a medios periodísticos de todo el mundo para explicar la aparición del virus Zika. “Sarpullidos, fiebre, irritación, conjuntivitis, dolor de las articulaciones” fueron las palabras de la presidenta de la OMS, la china Margaret Chan, para explicar los efectos de dicho virus. Me di cuenta entonces que estábamos ante una nueva amenaza para la salud. La OMS define el virus de Zika como un virus emergente transmitido por mosquitos y su alarma radica en la sospecha de que existe un vínculo causal entre esta infección y casos de microcefalia durante el embarazo. Estremecedor.

La Real Academia de la Lengua española define la palabra cicatero (zika-tero) en una de sus acepciones como “mezquino, ruin, miserable, que escatima lo que debe dar”. No puedo evitar pensar en dicho adjetivo al acordarme de nuestros diputados que esta semana han participado de la primera sesión de investidura fallida de la democracia. Porque esos políticos que nos representan han realizado un auténtico teatro en el que se han olvidado de los intereses perentorios de toda una nación como España en pos de sus intereses partidistas y electoralistas. “Cuando el parlamento es un teatro, los teatros deben ser parlamentos” decía una máxima del mayo del 68 francés, o lo que es lo mismo, cuando el parlamento no hace política, es la calle la que la hace. No hace falta más que escuchar cualquier tertulia de bar mientras se ve rodar el balón en el televisor. Parlamento- Nación, ¡qué dicotomía más grande hemos presenciado!

El pasado 27 de enero se han presentado los resultados del Índice de Percepción de la Corrupción 2015, elaborado por la reputada ONG Transparencia Internacional (ver índice): España ha registrado en 2015 el peor dato de percepción de corrupción de su historia, lo que refleja una "grave" situación de corrupción política, antes vinculada al urbanismo y ahora a la "contratación pública", sobre todo a la que hacen empresas públicas y entes instrumentales de la administración. Los políticos se llevan la peor valoración mientras que, por el contrario, es el ámbito judicial el que se muestra como una institución muy valorada ajena a toda sospecha de corrupción. ¡En España son firmes las columnas de la justicia!

No puedo estar más de acuerdo con dicha apreciación, tanto por mi experiencia personal con los tribunales, motivada por mi profesión de abogado, como por la experimentación en cabeza ajena. Es esa mujer con los ojos vendados, con una balanza en una mano y una espada en la otra. ¡Equilibrio perfecto! Como muestra de ello, traigo a colación diversas sentencias recientes muy relevantes en el que la independencia judicial, a pesar de las innumerables presiones, ha dado fuertes muestras de su vigor y podemos afirmar sin pudor que la justicia es hoy más justicia que nunca:

  • Auto de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca de 29 de enero de 2016 (ver auto completo): el tribunal que juzga a la infanta Dña. Cristina de Borbón se ha opuesto a aplicar la “doctrina Botín” del Tribunal Supremo a su caso, en contra del criterio de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado. La presión se llevó al extremo, sin resultado.

 

  • Dos Sentencias del Tribunal Supremo de 3 de febrero de 2016 (ver sentencia primera y sentencia segunda) en el que rechazaba sendos recursos de Bankia y confirmando que hubo error de consentimiento por parte de los adquirentes de acciones de Bankia en el momento de su salida a Bolsa debido a las grandes inexactitudes del folleto de oferta pública. 64% de Bankia es titularidad del Estado, en manos del FROB. Jueces valientes. Por su parte, Deloitte, auditor de Bankia, debió de sentir un escalofrío al conocer la noticia. Su turno es el siguiente.

 

  • Sentencia del Tribunal Supremo de 18 de febrero de 2016 (ver sentencia completa), le han seguido otras siete, en la que estima como procedente la reclamación de responsabilidad patrimonial del Estado por el Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos, popularmente conocido como céntimo sanitario. Muy esperada y supone un respaldo a todos aquellos que hemos considerado la actuación del Estado contraria a Derecho comunitario y a pesar de la dura oposición del Consejo de Estado y de la Abogacía del Estado. ¡Bravo!

Visto estos últimos y relevantes pronunciamientos, entendemos que el español deje fuera de toda sospecha a nuestros queridos jueces, garantes de la aplicación de la Ley y que no aparecen ni por asomo en el citado Índice de Percepción de la Corrupción 2015.

¿Y nuestros políticos? Lástima que no puedan decir lo mismo y en la última encuesta del CIS aparezca la corrupción y el fraude como la segunda preocupación de los españoles sólo por detrás del paro. ¿Hasta cuándo?, nos preguntaremos. Como decía un antiguo portero mío al preguntarle por algún asunto que se le encargaba, “estamos en ello” contestaba. Lo malo es que cuando tiempo después se le preguntaba de nuevo, contestaba lo mismo.

Gracias, gracias, gracias, sus Señorías, por sostener la balanza de la justicia, con independencia de cualquier presión o grupo de intereses. En vos confiamos.

¿Y los políticos? Estamos en ello, afirman sin pudor.

 

Muckraker.-

 

 

Imprimir

El abrazo del oso (bear hug)

El rugido de Muckraker 

 Un abrazo es una clara muestra de cariño reconocible en distintas culturas. El oso, ese animal de aspecto tierno y que inunda de peluches las habitaciones de los más pequeños, llega a medir hasta 2,8 metros de altura y alcanzar un peso de 780 kg, por lo que un abrazo de semejante peluche literalmente te asfixia. De ahí que se utilice la expresión el abrazo del oso para expresar un gesto que, aunque en apariencia de cariño, realmente resulta lo contrario: letal. Bien lo sabemos los que hemos leído las aventuras de Asterix cuando el simpático Obelix destrozaba las costillas de las legiones romanas con sus tiernos abrazos.

 

Me viene a la cabeza esta imagen al observar desde la butaca el movimiento de Pablo Iglesias del viernes pasado hacia Pedro Sánchez al ofrecerle una propuesta “humillante”, según dirigentes del PSOE, consistente en una coalición de partidos de izquierda con unas condiciones impuestas. No hay que ser muy perspicaz para leer la jugada: Sun Tzu, en su libro El arte de la guerra refleja que “el supremo arte de la guerra es someter al enemigo sin luchar”. Sin duda que Pablo Iglesias lo ha leído. Y el presidente de Gobierno también, con su magistral movimiento posterior. Pura política.

 

El Consejo de Ministros del viernes pasado ha recibido un  informe del ministro de Educación, Cultura y Deporte sobre el Plan Estratégico de Convivencia Escolar (ver presentación del plan en pdf). Como dice en su presentación, “Porque no puede haber proceso de enseñanza y aprendizaje sin convivencia pacífica en las aulas”. Y cualquier medida en este sentido debe ser aplaudida. Estos son los ejes sobre los que pivota el Plan Estratégico de Convivencia Escolar:

 

  1. Contiene más de setenta medidas y será una referencia para alumnos, familias y profesores
  2. Se pondrá en marcha un teléfono gratuito de atención a las víctimas de acoso escolar atendido por profesionales titulados.
  3. Los profesores y el equipo directivo recibirán formación específica para evitar este tipo de casos.
  4. Se va a diseñar un protocolo de actuación en colaboración con las Comunidades Autónomas.

 

Asimismo, el Consejo de Ministros ha recibido un informe del ministro de Economía y Competitividad sobre la evolución de la economía española durante la legislatura y las previsiones de cierre del ejercicio 2015. Recomiendo observar con detenimiento dicho informe (ver presentación en pdf) porque en unos pocos gráficos se puede observar la evolución de nuestra no hace mucho “hundida economía”. España, ese gran país.

 

Esperemos que el oso y su abrazo, el abrazado y el tercero en discordia (porqué no un cuarto) no provoquen que los gráficos que amablemente nos ha cedido el ministro Luis de Guindos inviertan su tendencia; asfixiados por un abrazo. España no se lo merece.

 

Muckraker.-

 

 

Imprimir

Ganar, ganar y volver a ganar

El rugido de Muckraker

El lateral izquierdo recoge el rebote en el borde del área. Tras un pase en corto a su compañero que le devuelve la pared, inicia raudo por su banda una veloz cabalgada hacia el área contraria, no sin antes driblar a sendos contrarios que se habían lanzado al suelo para robarle la pelota. Sube por su banda a la velocidad del rayo con el balón pegado al pie como si lo tuviera cosido y regateando a cuantos defensores salen a su paso. Finalmente, tras una espectacular bicicleta que deja sentado al defensa con la cintura rota, apura hasta la línea de fondo, levanta la cabeza y la pone con su zurda suavemente al centro del área donde llega el delantero centro que, adelantándose al corpulento central defensor, hace un perfecto escorzo con el cuello y golpea duramente a la pelota hasta colocarla en la escuadra del palo contrario de donde se encontraba el portero, que se queda quieto mirando cómo el balón quita las telarañas de la escuadra sin que pueda hacer nada para evitar el golazo. Gol, fin de partido, tres puntos al casillero y liderato obtenido.

Muchas veces pienso que la fiscalidad de una empresa es como un partido de futbol: la empresa, con sus virtudes y defectos, son los 11 jugadores que compiten duramente contra el mercado para obtener su objetivo que es ganar. A veces lo consiguen, a veces no. El árbitro es Hacienda que hace porque las reglas se cumplan teniendo potestad para expulsar mediante tarjeta roja a quien incumpla la norma. Y el asesor fiscal es ese entrenador que busca la mejor estrategia para ganar el partido, poniendo a los 11 mejor en forma, sacando desde el banquillo a algún jugador que revolucione el partido o cambiando el sistema de un 5-4-1 a un 4-5-2 si las circunstancias lo aconsejan. Pero cumpliendo las reglas. Si no, que se lo digan al Madrid con Cheryshev, un error puede costar muy caro.

Pues bien, la Liga Tributaria ya tiene nuevo calendario con todos los enfrentamientos a los que se va a enfrentar la empresa en 2016 (Calendario del Contribuyente). Lo puedes consultar en la web de la Agencia Tributaria (ver en formato html).

Y la función de un buen asesor fiscal (entrenador) es plantear el sistema que mejor se adapte a las circunstancias concretas de la empresa (partido) para que con un estricto cumplimiento de la normativa tributaria la empresa pueda tener mayores posibilidades de ganar el partido y alojar la pelota en el fondo de la red. Al menos una vez más que el contrario.

La Hacienda española muchas veces ha confundido, con un evidente ánimo recaudatorio, la infracción de la normativa con lo que se conoce como economía de opción. Es significativa en este sentido, por su claridad, la sentencia del TSJ de Murcia de 26 de enero de 2015 (ver sentencia completa), cuyo Fundamento de Derecho Cuarto señala que “A la vista de todo ello la Sala comparte, con las resoluciones antes citadas, que no existe un principio que establezca que las actividades económicas deban organizarse en la forma más rentable y óptima para la Hacienda, y por el contrario en nuestro Ordenamiento existe la libre configuración negocial que estructura la economía de opción , la que faculta al contribuyente para optar, de entre las varias posibilidades que ofrece la ley, por aquella que le resulte más rentable o de menor carga impositiva. Y todo ello aparece fundamentado en principios constitucionales, como el del de la Economía de Mercado ( art. 38 CE ), libertad de empresa y contratación o del de autonomía de la voluntad. Eso no significa que se legitimen conductas elusivas del deber de tributar. El sistema normativo tributario es de configuración legal, siendo las leyes y reglamentos tributarios los que han de configurar el marco tributario, sin que sin más haya que acudir al articulo 31.1 CE (obligación de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos). Por otro lado la mencionada elusión no puede basarse sobre meras interpretaciones de las normas tributarias, de manera que cuando exista concurrencia de normas tributarias, no existe infracción del deber de contribuir, cuando los sujetos se amparan en la normativa más favorable y así evitar la más onerosa.”

Lo podría decir más alto pero no más claro. Economía de opción. That´s all folks, que diría Bugs Bunny.

Es cierto que la palabra planificación fiscal está hoy más denostada que nunca y no sin razón, por lo que lo que debería existir es una planificación de negocio, esto es, acompañar a una empresa entendiendo a fondo su negocio y así poder buscar y encontrar dentro del negocio aquello que mejor conjugue la economía de opción con la empresa.

Y así podremos decir como Luis Aragonés (DEP), ex seleccionador nacional y del Atlético de Madrid, cuando le preguntaban qué entendía él por fútbol: “Ganar, ganar y volver a ganar”. Esto es fútbol. Esta debe ser la actitud ante la vida.

Feliz 2016.

Muckraker.-

Imprimir

  • 1
  • 2


Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information