El mercado de futuros conductuales

 

El rugido de Muckraker 

 

Este mes pasado se ha estrenado en España el documental de Netflix “El dilema de las redes sociales” (the social dilemma). La verdad es que ha tenido mucha repercusión social al manifestar de forma explícita los poderes y los cuestionados mecanismos de actuación de las grandes redes sociales, dejándolas en muy mal lugar. El maniqueísmo que supura todo el documental hace que pierda fuerza la principal tesis del mismo pero para mi, lo realmente importante tras haberla visto, es comprobar cómo grandes ex ejecutivos de dichas compañías (incluido un expresidente) se posicionan totalmente contrarios a ellas y te dan razones concretas. Esto da que pensar y más en un entorno tan digitalizado hacia el que vamos en el que creer que somos libres es de auténticos ingenuos. Habría que volver a la Libertad Interior de la que hablaba Jacques Philippe como último bastión. Y entre todo lo que se expuso hubo un tema que me llamó poderosamente la atención: la atribución a dichas redes de lo que se ha denominado como mercado de futuros conductuales (Hoshana Zuboff)

Se trata de la creación de mercados de futuros pero, en lugar de los clásicos de materias primas o financieros, en este caso son conductuales, en los que se compran y se venden predicciones sobre nuestros comportamientos y se llegan a supeditar a los servicios y bienes que produce quien adquiere dichos futuros que, con esa información, manipula fácilmente al consumidor. Es decir, que toda aquella información que le “damos” a los gigantes tecnológicos en plataformas “total free” como lo que buscamos en internet, a qué horas y por dónde nos movemos al tener el GPS activado, lo que nos gusta cuando hacemos un like, el tiempo que dedicamos a unas imágenes y no a otras, la música que escuchamos, las conversaciones en inocentes chats y redes y así un sin fin de información que es convertida gracias a potentes centros computacionales en predicciones de nuestra conducta. Y éste es el auténtico tesoro de Tolkien. Y más cuando existe una demanda voraz de dicha información por parte de las empresas que cada vez pagan más por dicha información en busca del éxito comercial. O de su supervivencia. 

Y en ese mercado de futuros conductuales es donde parece que va a jugar fuerte nuestra Agencia Tributaria que como tampoco es cosa menor la información que maneja (no existe en España nada con semejante volumen de información de todos y cada uno de nosotros) tiene una batería de medidas tributarias para darle jarabe de palo al sufrido contribuyente.

Precisamente iba hoy a publicar este post con las principales medidas tributarias confirmadas y sin confirmar que se podrían implantar en un futuro cercano cuando ha entrado en nuestro radar la aprobación hoy por parte del Consejo de Ministros de un nuevo proyecto de Ley, denominado de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal, en clara búsqueda de la prevención de futuros conductuales defraudatorios.

A continuación enumero cuáles son las principales medidas que se quieren implantar:

Se modifica la limitación del pago en efectivo que pasará de 2.500 a 1.000 euros, en el supuesto de operaciones entre empresarios/profesionales. En principio no afecta a particulares, donde sigue el límite de 2.500. Asimismo, se disminuye el límite de 15.000 a 10.000 euros en el caso de particulares con domicilio fiscal fuera de España. Parece evidente que la idea de limitar el pago en efectivo a algo simbólico está tomando cuerpo y no tardará en llegar, a pesar de la importante campaña de lobby que hicieron no hace mucho las empresas de transporte y custodia de dinero. Es algo evidente y más en un entorno de profunda digitalización donde el dinero como algo físico quedará para la numismática de los nostálgicos.

Se pretende establecer de forma expresa la prohibición de cualquier mecanismo extraordinario de regularización fiscal como la famosa Amnistía de mi amigo Montoro (benditos presupuestos que hoy día siguen vigentes…). Igual que se pone se quita con una nueva Ley, por lo que no es más que un gesto para la galería.

Se incrementa considerablemente el cerco a los morosos de Hacienda, no sólo con una disminución cuantitativa de un millón a 600.000 euros de deuda para estar incluido en la foto si no, y esto es lo realmente relevante, por incluir expresamente en la lista, junto a los deudores principales, a los responsables solidarios del art. 42 de la LGT. Me temo que la lista de morosos se van acabar pareciendo a los tochos de la Páginas Amarillas que formaban parte del paisaje de nuestros hogares hace ya tiempo.

Desde ahora los paraísos se van a denominar jurisdicciones no cooperativas. Interesante como se van a incluir aquí los países con regímenes fiscales preferenciales que dan un trato de favor a los no residentes respecto a los residentes (¿se incluirán aquí a los países con Ley Beckham o similar?)

Lo curioso de esta medida para evitar la manipulaciones de la contabilidad es que se focaliza especialmente en los productores o fabricantes de dicho software, los cuales deberán incluir especificaciones técnicas que se harán vía desarrollo reglamentario, incluyendo sometimiento a certificaciones y un régimen sancionador específico por la producción de estos programas o su tenencia sin la adecuada certificación. La dark web se frota las manos…

El abrazo del oso al bitcoin: se incorpora la obligación de informar sobre la tenencia y operativa con monedas virtuales, tanto situadas en España como en el extranjero si afecta a contribuyentes españoles. La limitación de los pagos en efectivo puede tentar a moverse por entornos cripto, de ahí la necesidad de tener toda la información.

La verdad es que esta medida, a expensas de saber en qué banda de valores se posicionará, me parece un grandísimo acierto que va a llevar a que todos juguemos con las mismas reglas, Administraciones autonómicas incluidas. El famoso valor real vigente hoy día dependía del cristal de las gafas con las que se veía y no provocaba más que inseguridad jurídica y una litigiosidad fiscal exacerbada. 

Dicho valor de referencia va a ser elaborado por el Catastro y va a constituir la base imponible del ITPAJD, IP e ISD y esta vez de forma objetiva. ¿Y cómo se calcula dicho valor de referencia? Pues se calcula en base a todas las compraventas de inmuebles efectivamente realizadas y formalizadas ante fedatario. Ojo que este valor no sustituye al valor catastral que usan otros impuestos como base imponible (IRPF, IBI y plusvalía municipal).

Se traspone la Directiva europea antielusión fiscal, conocida como ATAD, por la que se establecen normas contra las prácticas de elusión fiscal, en concreto, los ámbitos de la directiva concernientes a la Transparencia Fiscal Internacional (TFI) y a la imposición de salida o Exit Tax. “No huyas que es peor” pero en versión tributaria.

Se contemplan cambios en el régimen de reducciones aplicables a las sanciones tributarias y en el régimen de recargos para favorecer el pago de las mismas y evitar la litigiosidad. Más vale pájaro en mano diría la Ministra Montero.

Volviendo al tema de las redes sociales, no cabe duda alguna de los beneficios de las mismas (por ejemplo, la comunicación con personas que de otra forma sería imposible llegar ni siquiera a localizar) pero tampoco de los riesgos y peligros asociadas a las mismas. El mismísimo Bill Gates limitó el tiempo de pantalla de sus hijos. “No tenemos los teléfonos en la mesa cuando estamos comiendo y no les dimos móviles hasta que cumplieron los 14 años”, dijo en 2017. “En casa limitamos el uso de tecnología a nuestros hijos”, explicó ni más ni menos que Steve Jobs, fundador de Apple, en una entrevista en The New York Times en 2010, en la que aseguró que prohibía a sus vástagos utilizar su recién creado iPad. Toma ya!

En Silicon Valley, epicentro del mundo tecnológico, los principales ejecutivos de estas empresas llevan a sus hijos al colegio Waldorf Peninsula. Y bien, ¿qué tiene de particular este colegio, a parte de su matrícula de 30.000 $? Que no entra una pantalla hasta la educación secundaria (11 años). Cuanto menos curioso que las personas que mejor comprenden la tecnología de los móviles y las aplicaciones quieren a sus hijos lejos de ellas porque los beneficios en educación temprana son limitados mientras que el riesgo de adicción es alto. Silicon dixit. 

Este es un tema muy importante sobre el que no conviene bajar la guardia y más si eres padre. Tampoco lo hace Hacienda para la que, al igual que las tecnológicas, tú eres el producto que monetizar. Y lo sabes.

  Muckraker
 
 

Imprimir

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information